Una tarde de furia

Mirรณ alrededor con aire incrรฉdulo. Meneรณ la cabeza como quien, habiendo perdido ya toda fe en la humanidad, descubrรญa que esta aรบn le seguรญa decepcionando.– ยฟQuรฉ pasรณ? – – A la madre del niรฑo no le gustรณ que el padre viniera a la fiesta con su nueva pareja… – Lo vio interrumpir su respuesta para hundir uno de sus dedos en un trozo de pastel pegado a la pared y llevรกrselo a la boca para Read More …

Encuentro

El hรกlito que nace en tu boca Que llena y perturba mi cordura. Aliento caliente de pasiรณn locaque marca cadencia en tu cinturaEntre tus muslos oasis prohibidoCalma mis ansias tu fuente salvajeY mi lengua buscando el gemido Despierta la pasiรณn de tu linajeEl placer que me hace estremeceren tus labios la dureza de mi serel nรฉctar de mi sexo procurandoEl suspiro que me arranca tu tesรณnEn mi pecho tu espalda, la pasiรณnLlanuras de deseo cabalgando

El desierto

(Homenaje a Havelock Ellis) Atravieso el desiertopleno en la esperanzaque la tierra prometidase encuentraal otro ladode los mares de arena. ยฟEstรก allรญ?ยฟDonde deseo que estรฉ?No lo sรฉ.Mas aun cuando los pasos cuesteny el รบltimo de los regalos de Pandorame abandoneDeberรฉ avanzarPues la tierra prometidasiempre estรกal otro ladoDel desiertoโ€ฆ

Sobre los dioses

Pero algo habรญa observado luego que la verdadera juventud le abandonara. Los hombres creen en aquello que desean creer, en lo que necesitan creer y cada uno de ellos ve a sus dioses en funciรณn de la imagen que tienen de sรญ mismos. De las culpas que cargan y de los anhelos que los sumen en el insomnio; de aquello que aman mas tambiรฉn (y sobre todo) de lo que temen.