Mates

Ya casi no se hablaban asรญ que decidieron separarse.Pero, para evitar discusiones, acordaron repartir todo a la mitad.Exactamente a la mitad.Todo, hasta los mates.Y para estar seguros de que tomaban la misma cantidad, no habรญa otra que tomarlos juntos.Asรญ que allรก siguen, compartiendo sus mates.Uno para vos, uno para mรญ; uno para vos, uno para mรญ.Y allรญ siguen, compartiendo todo.Como toda la vida.

Un dinosaurio triste

Estaba lloviendo y mis amigos y yo nos quedamos en casa para merendar. Mamรก nos preparรณ tortas fritas y las comimos con la leche.De repente empezaron a escucharse los ruidos que hacen los trenes; acรก no hacen โ€œchucu chucu chucuโ€, sino โ€œfuuuiiiiโ€, finito. Mamรก dijo: Chiquilines, ยฟa quรฉ se parece ese ruido?El Carlitos que siempre habla sin pensar, dijo ยกยกA la bocina de un auto!! – No โ€“ dijimos todos – no se parece a Read More …

Mariposas que olรญan flores

En Japรณn, los cuadros son poesรญa. Una vez, un maestro. Puso la prueba final a sus alumnos. Dibujen, dijo: Un caballo que haya corrido entre flores. Cosa harto difรญcil. Pues, es fรกcil dibujar un caballo corriendo entre flores. Mรกs no que haya corrido entre flores. Pero el maestro habรญa sido explรญcito en su parquedad. Frente a sus alumnos, sentado, y sin levantar la vista de su trabajo de caligrafรญa. Dijo: Un corcel corriรณ entre los Read More …

Caballo de madera

Hay un caballo de madera.Un balancรญn, de patas largas.Con dos palitos a cada lado de la cabeza, plana, para agarrarse.Estรก pintado de Beige.La crin es roja y los rasgos azules.El niรฑo se hamaca.Lo adora.Lo encuentra aรฑos despuรฉs.En una casa de antigรผedades.Lo renueva.Un gran obsequio para su hijo.Ahora.Las imรกgenes.La alegrรญa.El niรฑo cae hacรญa atrรกs.El padre se estira.Se estira.Se estiiiiiraโ€ฆ

La llamada

Las nubes negras, cargadas, llenaban el cielo de promesas diluviales, mientras miraba a travรฉs de la ventana, esperando reconocer la cadencia de tus pasos apresurados.Pero la lluvia empezรณ, gota a gota, torrencial, antes que pudiera reconocerte. Y el reloj, que hasta entonces, avanzaba perezoso, ahora corrรญa, las agujas empujรกndose entre sรญ.Los charcos habรญan crecido, habรญan sido lagunas un momento, y ahora, sin el manรก que les alimentara desde el cielo, mermaban despacio, turbios, removidos por Read More …