La novia

Dicen algunos que hasta se podrían poner en hora los relojes cada vez que pasa.Cada día, todos los días, a la misma hora.Arrastrando los pies, una pierna barriendo en cada paso un abanico y los brazos atrás, cargando los años, las culpas, los arrepentimientos.Cruza la ciudad, ella, la viejita, la novia, caminando cada vez más despacio hasta el campo.Y lo mira.Lo mira desde lejos, como el exilado mira su terruño, como el devoto a la Read More …

Una tarde de furia

Miró alrededor con aire incrédulo. Meneó la cabeza como quien, habiendo perdido ya toda fe en la humanidad, descubría que esta aún le seguía decepcionando.– ¿Qué pasó? – – A la madre del niño no le gustó que el padre viniera a la fiesta con su nueva pareja… – Lo vio interrumpir su respuesta para hundir uno de sus dedos en un trozo de pastel pegado a la pared y llevárselo a la boca para Read More …

Mates

Ya casi no se hablaban así que decidieron separarse.Pero, para evitar discusiones, acordaron repartir todo a la mitad.Exactamente a la mitad.Todo, hasta los mates.Y para estar seguros de que tomaban la misma cantidad, no había otra que tomarlos juntos.Así que allá siguen, compartiendo sus mates.Uno para vos, uno para mí; uno para vos, uno para mí.Y allí siguen, compartiendo los mates, compartiéndolo todo.Como toda la vida.

Un dinosaurio triste

Estaba lloviendo y mis amigos y yo nos quedamos en casa para merendar. Mamá nos preparó tortas fritas y las comimos con la leche.De repente empezaron a escucharse los ruidos que hacen los trenes; acá no hacen “chucu chucu chucu”, sino “fuuuiiii”, finito. Mamá dijo: Chiquilines, ¿a qué se parece ese ruido?El Carlitos que siempre habla sin pensar, dijo ¡¡A la bocina de un auto!! – No – dijimos todos – no se parece a Read More …

Mariposas que olían flores

En Japón, los cuadros son poesía. Una vez, un maestro. Puso la prueba final a sus alumnos. Dibujen, dijo: Un caballo que haya corrido entre flores. Cosa harto difícil. Pues, es fácil dibujar un caballo corriendo entre flores. Más no que haya corrido entre flores. Pero el maestro había sido explícito en su parquedad. Frente a sus alumnos, sentado, y sin levantar la vista de su trabajo de caligrafía. Dijo: Un corcel corrió entre los Read More …