El espécimen

Lo primero que sintió fue el frío. No algo que hiciera que su piel se erizase, pero sí que le haría estirarse a por las sábanas de estar en su cama.Porque no estaba en su cama, y eso, tal vez, llegó a su conciencia antes que la leve incomodidad por la temperatura.Abrió los ojos pero nada pudo ver, una oscuridad densa, impenetrable, lo cubría todo.Entonces, como alguna vez escuchara que los ciegos tenían los demás Read More …

Por una copa de vino

No recuerdo cómo cayó la copa, sólo que tenía vino en mi blusa de estreno.“El baño está clausurado. Por favor, use el de caballeros al otro lado del salón”Me volví como diciendo ¿Puedes creer esto? Pero se había sumergido en su móvil.Cuando salí, lo vi mirar a la puerta del otro servicio.Una mirada furtiva, orgullosamente culpable.Antes de guardar el teléfono leyó con deleite lo que había recibido.Sonrió y levantó su copa en un brindis invisible, Read More …

El accidente

“Cuando me preguntaban por qué tenía dos retrovisores les decía que era para que no me encandilaran. A veces hasta explicaba que al estar en diferentes alturas el reflejo de las luces podía dar en uno y no en el otro, así podía mirar hacia atrás sin que el brillo de las luces me cegase. Pero no, eran para mirar escotes. O caricias debajo de ellos. ¡Con cada feo salen las más lindas! Yo rondaba Read More …

La novia

Dicen algunos que hasta se podrían poner en hora los relojes cada vez que pasa.Cada día, todos los días, a la misma hora.Arrastrando los pies, una pierna barriendo en cada paso un abanico y los brazos atrás, cargando los años, las culpas, los arrepentimientos.Cruza la ciudad, ella, la viejita, la novia, caminando cada vez más despacio hasta el campo.Y lo mira.Lo mira desde lejos, como el exilado mira su terruño, como el devoto a la Read More …

Zetting

– Finnegan, deberá hacerse cargo de su escuadra. – dijo el capitán Fortswithe – ¿Puede hacerlo o tendré que llamar a alguien más, chief? No había “alguien más”; días atrás, los pacos y las ametralladoras pesadas habían diezmado el regimiento desde casi una milla de distancia. Por eso el capitán hablaba conmigo, apenas un cabo, para que dirigiera la artillería durante el ataque. Pero, aunque nuestros números fueran los correctos, habría aceptado sin vacilar; quería Read More …

Desesperación

Caminaba, silbando.Rumbo al trabajo.El aire frescoSalado del marSubía, refrescante.Un cielo diáfanoEl sol pleno.El día, una promesa de amor de primavera.Dos policíasMujer uno de ellos.Él pregunta:¿Quién salta en un día como hoy?Mis pasos se hicieron más lentos.Miré hacia atrás.La mujer policíaAlta, gruesa,Tenía los ojos húmedos.Cruzados los brazos,Una mano cubriendo su boca.Frágil.Supe que hablaban de una suicida.No dudéSupe que era mujer.En la esquina tres policías.Hablaban rígidos.Seguí sus miradas furtivas.Una cinta impedía el paso.La explanada del edificioVacía.Un cuerpo Read More …

El detective

Cuando pisó la colilla notó que bajo su pie había otra. No le sorprendió, había estado allí, esperando, por varias horas y, de estar bajo una farola, podría ver al menos una docena de aquellos hediondos bastoncillos blancos.Pero, ¿de qué valdría un investigador privado que esperase bajo la luz de las farolas?De nada, pensó haciendo una mueca. O apenas un poco menos que uno que fumase media cajilla en menos de seis horas.Se recostó contra Read More …

Cuando me tocó hacer de maestro

Hacía dos o tres años que estaba pasando con buena nota y un día me di cuenta que hasta podía ser escolta y todo. Abanderado era muy difícil, ni hablar de la uruguaya, eso era cosa de los hijos del contador. Esos eran finos para los números, mi padre decía que era porque eran judíos; unas gotas de sangre moshe adentro de uno y las cuentas se le hacen solas, decía. Había dos en Artigas, Read More …

En el fondo del tío Cacho

Resulta que mis tíos tenían gallinasY tenían perro tambiénPero el Roco vivía atadoPorque era maloEntonces sólo ladrabaPero no cuidabaY una medialuna de tierra había dejado Frente a su cuchaPorque iba y veníaIba y veníaPero en verano noPorque las chicharras llamaban al solY el sol caía a plomoY capaz de dolerte la cabezaPero al Roco noPorque se echaba en la sombraHabía TacuarasY la sombra se iba moviendoY el Roco seguía la sombraY no ladrabaPorque el calor Read More …