El elefante del circo

Por culpa de uno de esos circos que van de pueblo en pueblo, una vez mi abuelo Braulio ‘tuvo detenido por faltarle el respeto a la autoridá. Resulta que fue uno allá, a Artigas.Tenían un forzudo, unos malabaristas, un mono que te peliaba, un mago y hasta un tigre de los de verdá.Mis tíos, que eran muchachones, le pidieron al abuelo Braulio pa ir.El meta decir que no, que no.Que había que trabajar en la Read More …

Rumbo a la escuela

No es que la escuela estuviese taaaaan lejos, tampoco. Ocho, nueve leguas, capaz; no llegaba a diez. Pero, a veces, se hacía un poco largo en invierno, con los fríos. Había que salir el día antes, y salir medio temprano, cosa de llegar en hora y estar cerca de la puerta cuando la maestra tocaba la campana. Éramos catorce nosotros, bastantes. Es más que diez catorce. Pero no íbamos todos a la escuela porque unos Read More …

Albino

Si mi primo Albino quería algo en esta vida, eso era ser famoso. No importaba mucho en qué, la cosa era que su nombre apareciera en un cartel, cuanto más grande, mejor. Y no te digo cuando se enteró que en otros lados se hablaba otros idiomas. Claro, porque si uno vive en Artigas que el cartel se te escriba en español o brasilero es casi lo mismo. Entonces el Albino quería ser famoso en Read More …

“El Oso de seis patas” – extracto

Soñó que una nube de azules mariposas volaban alrededor de un joven asustado y Lordon, llenó de compasión, le dijo que no temiera. Que aún en los momentos de zozobra, cuando la desesperación hiciera carne en su espíritu, Athanor estaría junto a él, guiándole a través de la oscuridad, pues fue El Padre quien creó el mundo y todos los caminos sobre y bajo la tierra, y en el cielo.Muchas cosas vio esa noche, visiones Read More …

El desierto

(Homenaje a Havelock Ellis) Atravieso el desiertopleno en la esperanzaque la tierra prometidase encuentraal otro ladode los mares de arena. ¿Está allí?¿Donde deseo que esté?No lo sé.Mas aun cuando los pasos cuesteny el último de los regalos de Pandorame abandoneDeberé avanzarPues la tierra prometidasiempre estáal otro ladoDel desierto…

Tarde

Y me acosté bajo nuestro árbol,el tiempo pasó.Y las nubes,de un lado al otro.Y un insecto,zumbido lánguido.Y atisbos de un aroma,olvidado hace mucho.Y un motor,a lo lejos, impreciso.Y una hormiga,sobre la mano que apoyaba en mi pecho.Y pasaron otras nubes,altas, dispersas.Y se acercó la noche,porque la tarde pasó.Pero el dolor no.El dolor no pasó…