Los cuchillos del “Chumbo” Guerra

Aparte de algunos muy buenos jugadores de fútbol, Artigas nunca había dado otros deportistas conocidos. No era que a la gente le importara mucho, la verdad sea dicha; porque teniendo al Independencia, a Wanderers y San Eugenio, los artiguenses ya estábamos locos de contentos. Hasta que apareció el Chumbo Guerra.El Chumbo Guerra cambió todo. Porque la gente se puso a escuchar ciclismo de un día para el otro, porque el Chumbo corría que era un Read More …

El amigo de los pescadores

En la asociación de pescadores había un busto de mi abuelo Braulio. No es que él fuera de pescar ni nada, pero en Artigas no somos mal agradecidos y, la verdad sea dicha, el abuelo les había hecho flor de favor. Nunca hubo mucho para hacer, allá en los pagos, salvo tener hijos o contrabandear, y en ambos aspectos don Braulio fue un cumplidor bárbaro.Pero, si una cosa era divertida, la otra se hacía necesaria Read More …

Cuando fui chofer del Papa

Resulta que, como la cosa estaba complicada por acá, tuve que ir a probar suerte a Italia. Hice mucho dinero con mi fábrica de lacas y pinturas Pinturas Gamo. Son pinturas de gran calidad, aunque, debo reconocer, parte del negocio no marchó. Las lacas no funcionaron. Por alguna razón la gente se resistía a comprar la Laca Gamo. Estaba tan necesitado de dinero y trabajo (mi apego al trabajo sólo se compara a mi modestia) Read More …

Perseo era crá

Pasa esto; había un rey, medio caracagada, allá en la antigua Grecia.Bueno, con eso no limito mucho el rango, pero igual.De otra manera que tampoco reduzco el target, es diciendo que éste rey consultó al oráculo, en Delfos, sobre su futuro.Sigo sin reducir mucho diciendo que el oráculo dijo que su nieto lo mataría; más o menos, eso se aplica a la mitad de la realeza de Grecia.La otra mitad, es aquella a la que Read More …

El primer baño del tío Artemio

Resulta que mi tío Artemio no era muy amigo del agua.No si no se presentaba en forma de cubitos.Los demás tíos le decían que no podía ser así, que avergonzaba la familia. Tanto insistieron que quedaron bien arrepentidos cuando, en pleno primer baño, el finadito tío Artemio se ganó ese título. – Si no le estaríamos diciendo de bañarse, el Artemio taría vivo, todavía.Hablaban así por telúricos que eran nomás, porque amaban la tierra. Excusa Read More …